• AlfabetizaDigital

La Era Digital, ¿el estrés que acecha?

ESTRÉS LABORAL Y BURNOUT

Marisol Achirica

Consultora Master

AlfabetizaDigital



La Organización Mundial de la Salud (OMS)

define el estrés como «el conjunto de reacciones

fisiológicas que prepara el organismo para la acción».


Estrés Positivo y Estrés Negativo

Un determinado grado de estrés estimula el organismo y permite que éste alcance su objetivo, volviendo al estado basal cuando el estímulo ha cesado.






Brené Brown, investigadora, multiautora y conferencista internacional experta en Liderazgo, Emociones y Estrés, afirma en su entrevista con Oprah Winfrey que aspirar a la EXCELENCIA en lo que hacemos genera un estrés positivo, así como luchar por nuestras metas o entrar en un intenso proceso creador.


Dan Ariely, investigador de la Universidad Case Western Reserve, multiautor y conferencista internacional, experto en conducta humana ligada a la economía, en Liderazgo, ética y productividad laboral, hace la comparación con el enorme estrés que implica escalar el Everest.


Cada años cientos de personas lo intentan, se enferman, accidentan, sufren, bajan de peso, algunos mueren… pero después de descender, vuelven a prepararse otro año para intentarlo de nuevo. Esto es estrés positivo, motivado por una necesidad intrínseca de superar las propias limitaciones.


El problema surge cuando se mantiene la presión y se entra en estado de resistencia. Cuando ciertas circunstancias, como la sobrecarga de trabajo, las presiones económicas o sociales, o un ambiente competitivo, se perciben inconscientemente como una «amenaza», se empieza a tener una sensación de incomodidad.


Cuando esta sensación se mantiene en el tiempo, se puede llegar a un estado de agotamiento, con posibles alteraciones funcionales y orgánicas.


Vivir de acuerdo con las expectativas de los demás y de acuerdo a roles estereotipados culturales, conduce a un estrés negativo que puede terminar en “burn out” según Brené Brown.


El Síndrome del “Quemado” (burnout) ser refiere al momento en que perdemos todo interés por desarrollar un trabajo creativo y creador, nos volvemos cínicos y comenzamos a manifestar síntomas físicos, psicológicos y sociales.


Con frecuencia, los síntomas físicos del estrés y el burn out son los primeros en aparecer. Incluyen fatiga crónica; cefaleas y migraña; alteraciones gastrointestinales, como dolor abdominal, colon irritable y úlcera duodenal; dolores musculares; alteraciones respiratorias; alteraciones del sueño; alteraciones dermatológicas; alteraciones menstruales y disfunciones sexuales, entre otros.



Alteraciones conductuales

Destacan una irregular conducta alimentaria y el abuso de drogas, fármacos y alcohol. Las conductas violentas suelen ser muy frecuentes, como la agresión, la actitud defensiva y el cinismo. Otra de las alteraciones prácticas es el ausentismo laboral.


En ocasiones surgen conductas paradójicas defensivas, como el desarrollo excesivo de aficiones, el pseudo-ausentismo laboral (presentismo) y el desarrollo de actividades cuyo objetivo es limitar el número de horas reales en el centro de trabajo.


Alteraciones emocionales

Como ansiedad, depresión, irritabilidad, baja autoestima, falta de motivación, dificultades de concentración, distanciamiento emocional, sentimientos de frustración profesional y deseos de abandonar el trabajo, entre otras.


El Dr. Francisco Becerra, Subdirector de la OPS, mencionó que "El estrés laboral no es extraño para ninguno de nosotros. Hoy el mundo del trabajo — con sus avances industriales, la globalización, el desarrollo tecnológico y las comunicaciones virtuales — nos impone retos y condiciones que con frecuencia exceden los límites de nuestras habilidades y capacidades.


Su resultado es el estrés, que puede conducirnos a disfunciones físicas, mentales y sociales; incluso dañar nuestra salud, mermar nuestra productividad y afectar nuestros círculos familiares y sociales.”


Brené Brown aclara que no es la tecnología en sí misma la generadora de estrés negativo, sino la sustitución de la vinculación real entre personas por la comunicación virtual de los eventos de nuestra vida.


Por ejemplo publicar en redes sociales un evento doloroso de nuestra vida puede obtener likes y algunos comentarios solidarios pero no provee del consuelo y fortaleza que da comunicar directamente con algún ser querido con quien expondremos nuestra vulnerabilidad y podremos comunicarnos centro a centro fortaleciendo nuestra red de apoyo emocional y así, nuestra resiliencia.


La Maestra Sara Elvira Morgan, Procuradora de la Defensa del Trabajo, hace mención de la relación entre la aparición de los síntomas y el burnout haciendo énfasis en el porqué no se da a conocer cuando el trabajador o la trabajadora padece estos efectos: El contar con una canalización a Psiquiatría por síntoma de Depresión, Ansiedad, Ataques de Pánico, etc, todavía se encuentra estigmatizado y la persona lo vive como un maltrato más, una razón más por la cual será segregado, no tomado en cuenta para promociones o incluso, que pueda tomarse como una justificación para la degradación o el despido.


Asimismo insiste en que debe lograrse la correlación entre el Éxito Empresarial aunado al la consideración de las necesidades individuales de los trabajadores a través de la creación de las condiciones necesarias para la productividad y el buen ambiente laboral.


Un interesante comentario de la procuradora fue la propuesta de no etiquetar el balance individual de talentos y vulnerabilidades que cada individuo presenta. Aceptar que en l realidad todos, según nuestras circunstancias de vida, tenemos estos balances de manera variable, lo cual no nos descalifica como personas productivas o valiosas, constituiría un paso evolutivo importante hacia la experiencia de una vida más justa y humana, más real. Para ello es necesario el desarrollo de la Empatía.


Las modificaciones tendrían que verse en el número de horas laborales en México, el monto del salario mínimo y los días de asueto anuales.



Circunstancias que contribuyen al Estrés negativo en el trabajo:


1.- El estilo de liderazgo patriarcal obsoleto en el primer mundo sigue predominando en México. Es un estilo de Liderazgo impositivo, jerárquico, rígido y unilateral que aniquila la individualidad de los trabajadores, su capacidad creadora y que sólo busca el beneficio de quienes están en los puestos superiores. La conceptualización de la persona es la de la máquina de la que hay que sacar el mejor provecho posible con el mínimo mantenimiento necesario.


En el momento en el que el trabajador se “descompone”, se le sustituye. La lógica es coercitiva y punitiva.


2.- Violencia: Acoso laboral (mobbing) y acoso sexual. Estos conceptos se explican por sí mismos como generadores de estrés y trauma.


3.- Falta de habilidades de comunicación: Jefes, Coordinadores, Directores, Subdirectores no reciben capacitación como líderes y carecen de las habilidades comunicaciones necesarias para hacer llegar la motivación necesaria a sus subordinados de una manera eficaz, desconocen los diferentes tipos de personalidad y las diferentes modalidades comunicativas de los mismos. En el test internacional más usado en las empresas para mejorar el trabajo en equipo (el trabajo en equipo es despreciado en el liderazgo patriarcal, se considera una amenaza), el MBTI se consideran 16 tipos de personalidad.


Cualquier persona en posición de liderazgo tendría que contar con este conocimiento mínimo para reconocer la manera de vincularse con sus empleados.


Dan Ariely comenta que los efectos de no sentirse parte del proyecto institucional/empresarial, son: falta de propuestas creativas, los empleados cada vez llegan más tarde a trabajar, “presentismo”, actuar bajo la ley del mínimo esfuerzo posible, ambiente laboral hostil.


En el Conversatorio Acerca del Estrés Laboral de la Secretaría del Trabajo, llevado a cabo el pasado lunes 2 de diciembre se compartieron las siguientes estadísticas:

La estadística indica que México es el país número uno en estrés laboral lo cual implica un descenso en el PIB del 4%.


El salario mínimo en México uno de los más bajo de Latinoamérica y el cuidado por la salud de los trabajadores se está comenzando a implementar con atrasado de décadas con respecto al primer mundo. Esto sin tomar en cuenta los índices de violencia de género.


PROPUESTAS DE SOLUCIÓN


A nivel institucional/empresarial

Solucionar el maltrato sistémico en los ambientes laborales requiere pensamiento creativo, flexible y desarrollo de la empatía.


Es necesario aspirar a un balance entre los talentos y las vulnerabilidades de cada persona o grupo y no etiquetar, humillar ni mucho segregar a quienes presentan los signos indicadores de estrés laboral y burnout, sino tomarlo como un señal de alarma que deja entrever las disfunciones estructurales de la empresa/institución.


Fomentar un sentido de pertenencia para las personas cuya personalidad y circunstancias de vida así lo requieran.


Fomentar la libertad de transición (rotación) para las personas cuya personalidades y circunstancias de vida así lo requieran.


Fomentar el desarrollo de la Empatía más allá de la visión de género sin descuidar el trabajo en pos de la eliminación de la violencia de género. Empatía humana, todos somos seres humanos.


Seguir fomentando la inclusión y la libertad de acción estructurada.


Mejorar las condiciones físicas y espaciales, higiénicas y estéticas de los lugares de trabajo.

Seguir trabajando en pos de la flexibilidad de horarios.


Estructurar, dejar de negar, los eventos de la vida que implican duelos y pérdidas, en todas las familias: Eventos relacionados con la vida e integridad de los hijos y divorcio y viudez encabezan la lista de los 100 estresores que más afectan al cerebro humano.



A nivel personal


Brené Brown recomienda para superar el burn out:

Autoconocimiento y descubrimiento de nuestra vocación, sanación de heridas, reconocimiento de emociones negativas sin juicios, integración de la complejidad de nuestra personalidad más allá de las expectativas y roles estereotipados sociales-familiares


Aprender a poner límites: “no porque puedo hacerlo, lo voy a hacer”, jerarquizar todas las necesidades familiares y personales y actuar en consecuencia. Identificar si no pongo límites por complacer, por sentirme obligado o cohersionado, por demostrar que valgo, o por adormecer mis emociones negativas.


Reconectarme conmigo mism@ a través de cubrir adecuadamente mis necesidades de sueño, alimentación, ejercicio, contacto con la naturaleza, vínculos significativos con amig@s, seres queridos, tiempos de calidad con hijos y pareja, con uno mism@, no descuidar nuestra dimensión trascendente o espiritual y nuestro compromiso solidario con la comunidad.


No tomar decisiones para vivir nuestra vida tratando de evitar la crítica, la vergüenza o el fracaso, sino desarrollar redes de apoyo y fortalezas personales para hacerles frente con dignidad y con un propósito mayor en el corazón.


<Charles Péguy va en peregrinaje a Chartres. Observa a un tipo cansado, que suda y que pica piedras.Y le pregunta: “¿qué está haciendo señor? -Acaso no ve, pico piedras; es duro, me duele la espalda, tengo sed, tengo calor. Practico un sub-oficio, soy un sub-hombre”. Péguy continúa y ve más lejos a otro hombre que pica piedras, que no se ve tan mal. “¿Señor qué hace? - «Gano mi vida. Pico piedra, no he encontrado otro oficio para alimentar a mi familia, estoy muy contento de tener éste”. Péguy continúa su camino y se aproxima a un tercer picapedrero que esta sonriente y radiante y le hace la misma pregunta, y este responde: “yo señor, construyo una catedral”.>

14 vistas

© 2018 by AlfabetizaDigital A.C. Proudly created with Wix.com